Titular noticias

La minería ilegal diezma a los gorilas de Grauer en la RDC


Subespecie en peligro crítico de extinción

Los gorilas de Grauer (Gorilla beringei graueri) son los más grandes que existen. Un macho puede pesar entre 160 y 200 kilos, y tener hasta 1,70 de alzada. Una hembra gorila de Grauer mide aproximadamente entre 1,50 y 1,60m, y pesa la mitad que un macho. Ambos son pacíficos y se alimentan básicamente de vegetales. Después de 8 meses y medio de embarazo, una hembra dará a luz a su cría, a la que amamantará durante al menos tres años. El pequeño se aferrará a su madre, gateará a las 9 semanas y caminará a partir de los 8 meses, pero permanecerá junto a ella durante al menos 4 años. Los machos serán maduros cuando pasen los 12 años, y las hembras desde los 8. Pero la caza furtiva está diezmando sus poblaciones y está llevando a esta subespecie a la extinción: ahora quedan menos de 3.800 individuos.



Las encuestas de WCS y FFI documentaron que la cantidad de gorilas de Grauer ha disminuido por lo menos en un 77% en los últimos 20 años, y en lugares específicos ha desaparecido en un 94%. Al ser un animal longevo, 20 años se consideran una generación entera, con lo que la conclusión es que estos simios están desapareciendo con alarmante rapidez. Sólo se consideraba un sitio seguro, al sector de las tierras más altas del Parque Nacional Kahuzi-Biega, donde se han invertido recursos para proteger a estos simios de la caza, pero la guerra del coltán también ha llegado allí.

La principal causa del peligro que les acecha es la caza de estos animales silvestres por su carne, que se está llevando a cabo alrededor de aldeas y campos mineros montados por los diversos grupos armados en los bosques del este de la República Democrática del Congo. Las minas se establecen en zonas remotas para proporcionar financiamiento de armas para continuar la lucha armada, pero al internarse en la selva para evitar la detección llegaron a las zonas donde los gorilas han sobrevivido debido a la lejanía de los pueblos y las carreteras.

Allí donde viven, en las selvas del este de la República Democrática del Congo, se hacinan cada amanecer miles de mineros que, bajo la vigilancia atenta de militares o guerrilleros armados, se introducen en agujeros para conseguir coltán, casiterita u otros de los minerales estratégicos que se utilizan para fabricar nuestros dispositivos móviles.

Muchos menores son obligados a introducirse durante horas en las zonas más estrechas y remotas de las minas, allí donde sólo ellos pueden llegar, hasta encontrar el preciado mineral. Los grupos armados custodiaran la zona durante meses o años, y en un lugar donde la mujer es menos que respetada, ellas sufrirán maltratos y violaciones masivas. Y es que el gran depósito de coltán y otros minerales se encuentra en el corazón de una de las guerras más mortíferas del planeta.
 
Si quieres conocer más sobre esto, clica en este artículo de Ecoticias.  Para reciclar tus móviles en desuso y ayudar a financiar así proyectos educativos y de conservación en África, visita la sección Cómo enviar móviles de esta web
 

Últimas noticias

NOTICIAS

 
 
 



 
 
¡Descárgate la etiqueta
para envío gratuito!




Descarga el dosier
virtual de la campaña